ERNESTONIA


El triunfo del ser humano
abril 7, 2013, 2:35 am
Filed under: Futbol Ernestoniano

Barcelona. 6 de Abril del 2013.

Tengo una camisa que dice “El futbol te devuelve lo que le das”. Cuan cierta es la leyenda! Porque ante todo uno es aficionado al futbol, cierto tambien a un equipo y muchas veces a algunos jugadores, pero el futbol esta por encima de todo y siempre nos devuelve nuestro amor, con creces.

El dia empezo bien. Mientras ascendiamos al Tibidabo, paramos a comer en el primer restaurant que vimos. Ni en el nombre mi fije. Habiendo ordenado, sali a fumar un cigarrillo, ante mi mirada atonita que descubria a Sandro Rosell, presidente del FC Barcelona. Ahi me percate que estaba comiendo en La Venta, lugar habitual de las comidas entre presidentes de los dos clubes. Me hice la foto con Rosell y comence a ver desfilar las delegaciones, desde el presi del Mallorca, hasta el enorme Andoni Zubizarreta, quien llego ultimo. De mas esta decirlo, parecia que el dia iba bien.

A la noche, el partido era tarde, asi que salimos a Camp Nou tipo nueve. Recogimos las entradas de forma bastante ordenada y entramos a un Camp Nou maravilloso.

El cesped del Camp Nou es una de las cosas mas bellas que he visto en mi vida. No entiendo como hacen para mantenerlo asi. Ver los marcadores, las vallas publicitarias y todo lo que siempre se mira en television hace la visita sensacional. En la cancha calentaban los muchachos. Cesc, Pique e Iniesta hacian un rondo a un toque excepcional. Pinto paraba balones y el resto en lo suyo. Volvieron a camerinos y salieron de vuelta en minutos.

Se canto el himno del glorioso y comenzo el partido.

Vimos tres campeones del mundo en un campo de juego: Pique, Iniesta y Cesc. Cingo goles, incluidos dos de Alexis Sanchez, quien nunca anota (cierto Felipe?). Un hat-trick de Cesc Fabregas. A Gerard Pique tirar un tiro libre (bastante bien por cierto). A todas las promesas de la cantera del Barca que seran nombres fijos en unas temporadas, como hoy lo son Busquets y Pedro. Al final, fue un baile del Barca, al estilo Barca, en un Camp Nou con cantos separatistas y uno que otro comentario divertido de los aficionados de turno.

Pero esa no es la historia. La historia es Eric Abidal, internacional frances, campeon de Champions League, aquel que levanto la copa en Paris, despues de haber vencido al cancer. Despues de 402 dias y un trasplante de uno de los mas vitales de sus organos, Eric Abidal salio a calentar cuando la segunda parte todavia estaba verde. Y el Camp Nou coreo su nombre. “Abi, Abi, Abi”.

Cuando se metio al banco y volvio a salir al cesped, ya el Camp Nou en pleno estaba de pie. No se porque voltee a ver la pantalla y vi que era el minuto 23. Que coincidencia, el numero del super hombre, del mas grande atleta que existio.

Y salto al campo Abidal y cada vez que toco la bola fue una fiesta, llena de cantos y aplausos. El resultado ya no se movia mas, pero eso no importaba. Igual que no importaba el hat-trick de Cesc, o los cinco goles en total, o los 13 puntos de diferencia en la Liga. Habiamos estado ahi, el dia que el hombre triunfo de nuevo. El futbol te devuelve lo que le das.

Quien sabe para que estara Abidal, pero a partir de este dia es -sin duda- un jugador de futbol de nuevo y eso vale cualquier boleto. Yo no le puedo pedir mucho mas al futbol que me sigue regalando dias memorables. Este, tal vez el mas grande.

Ah, por cierto, no jugo Messi.

 



Un astro se salio de la linea

messi

 

 

 

 

 

 

Ver un partido en otro pais siempre es una experiencia agradable, porque se aprende un poco de como se vive el futbol en otras latitudes.

Aqui en Berlin no daban el partido en tv abierta, por lo que tuvimos que ir a uno de los pocos Sports Bars de la capital alemana. El bar estaba lleno y acababa de abrir, por lo que no vendian alcohol. Ver un partido de futbol en Alemania sin una cerveza no suena bien.

Asi que me pedi una Fanta y eso fue. Los alemanes, frios como la noche, bajo cero, sin reaccion, ni con los goles.

El bar solo tenia una pantalla y en ella estaba -obvio- el partido del Bayern Munich. Para mi sorpresa, a los cinco minutos pasaban al partido en Paris y a los cinco minutos otra vez a Munich. Asi se fue todo el partido. Vimos el gol de Messi, pero no su lesion. Si la de Mascherano. En Munich en cambio, un Bayern solido hizo lucir mal sus decadas a Pirlo que no tuvo su noche y a una defensa que no era tan fiera como la pintaban. Ribery fue el as y Robben el chupon (para variar), pero se llevaron los puntos a casa.

Lo del Barca es nota aparte, porque si bien la vuelta de Tito y anotar dos goles de visita es buen saldo, sigue siendo un empate (injusto por el off side de Ibra, a un metro por delante), pero esta vez con lesiones. La de Messi, la mas importante para el equipo y para mi, que vine hasta este lado del charco a verlo, pero bueno, asi vino la mano.

Todavia habra que ver si esta para el miercoles, pero seguro el sabado no juega. Esta vez los astros no se alinearon. No hubo cerveza, ni va a haber Messi. Y ustedes saben lo que eso significa en Ernestonia.