ERNESTONIA


El triunfo de la clase trabajadora
diciembre 3, 2007, 10:13 am
Filed under: Futbol Ernestoniano

Me gusta la variedad, el cambio, la democracia futbolera en la que cualquiera puede triunfar. Ese Barcelona o Real Madrid, o Saprissa o Alajuela todos los años, a veces aburre. Por eso, cuando salen otros equipos a dar la cara, esos sin grandes presupuestos, hechos con trabajo y -si- huevos, no me queda mas que alegrarme.

Esta semana en Argentina, triunfó la clase trabajadora. Dos clubes igual de pequeños tocaron la gloria. Primero, el viernes, Arsenal de Sarandi, un club muy joven, con un estadio para 18,000 personas, se fue a México y le metió tres al América, en la ida de la final de la Copa Nissan Sudamericana. Si bien aun no llegaron, están a noventa minutos de lograr volverse campeones de América. Increíblemente, su estadio es tan pequeño que no van a poder jugar ahí. Imagino que volverán a dar la vuelta en el Julio Grondona apenas puedan desplazarse.

La segunda historia de Cenicienta se dio ayer, cuando Lanus, otro club chico, pero con corazón de gigante, se paró en la Bombonera dispuesto a sacarle un empate a Boca -a ese mismo Boca que va a pelear el titulo de mejor club del mundo a Japón en estos días-. Sorprendente, Boca ya estaba fuera de la carrera y ese empate que necesitaba Lanus era para separarse de Tigre, otro equipito pequeño que termino sub-campeón del apertura argentino. Van tres torneos cortos en que ninguno de los dos grandes alza la copa local en Argentina; Estudiantes, San Lorenzo y Lanus siendo los tres ultimos. Eso es variedad.

Anoche viéndolos celebrar el campeonato en la cancha que hiciera grande Diego, me alegre en ver al jovencito Lautaro Acosta, internacional juvenil argentino. Me acuerdo que hace unos meses, cuando fuimos al Mundial en Ottawa, Lautaro siempre calentaba cuando el partido ya había entrado en sus segundos cuarenta y cinco. Si bien había sido clave en la clasificación al Mundial, al llegar, su puesto fue tomado por Sergio Kun Aguero y Lautaro fue al banco. Jugo en casi todos los partidos y tuvo buen desempeño. Recuerdo que lo vi pasar con una mascara de fibra de vidrio (estaba lesionado) frente a la tribuna donde estábamos. Lo mire y le grite: “Lautaro, huevos!”. El me miro directo, asintió con la cabeza y con su pulgar. Recuerdo que esa noche en el blog les pedí que recordaran su nombre, no sólo porque era talentoso, pero porque esos con nombre raro, llegan lejos.

Hoy, con solo veinte años, Lautaro ya levanto una Copa del Mundo y un Apertura de la primera división en Argentina, exhibiendo el 10 en su espalda, en medio de los colores de Lanus. Lo hizo en la misma Bombonera en que otro bajito con el numero 10 se hiciera grande.

Lo hizo partiéndose el lomo y -si- poniéndole huevos. Gran triunfo de la clase trabajadora!

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: