ERNESTONIA


Hace 30 años se iniciaba la leyenda de Maradona con la albiceleste
febrero 27, 2007, 5:55 pm
Filed under: Futbol Ernestoniano


El 27 de febrero de 1977, hace 30 años, un adolescente de 16 años de cabello enrulado y gambeta endiablada entró sacando pecho a la cancha en el estadio La Bombonera, la noche en que nació la leyenda de Diego Maradona con la camiseta de la selección argentina de fútbol.

Fue el entrenador César Menotti quien lo hizo debutar en el segundo tiempo de un partido amistoso en que los albicelestes golearon a Hungría por 5-1, aunque después le dio la primera amargura al no incluirlo en el plantel para el Mundial de Argentina-1978, ganado por los locales.

Un murmullo de aprobación del público recibió la entrada de Maradona en reemplazo de Leopoldo Luque, en lo que fue el inicio de un apasionado y tumultuoso romance con los colores que lució durante 17 años hasta 1994.

Hacía solo cuatro meses que había debutado en la primera división del club Argentinos Juniors, cuando en el segundo tiempo Menotti ordenó su entrada a los 69 minutos.

Maradona entró a la cancha con el número 16 en su espalda y en las primeras jugadas demostró su picardía, habilidad y coraje.

‘Entre y diviértase’, fueron las indicaciones del ‘Flaco’ Menotti, quien fue testigo junto a las 60.000 almas que colmaban la cancha de Boca Juniors.

‘Me temblaron las piernas’, contaba el jugador tiempo después al recordar el momento en que el director técnico le dio la orden.

Pero Menotti lo tenía reservado como líder de los juveniles y si bien era convocado a entrenamientos de la selección mayor no volvió a jugar con ella hasta un año y dos meses después.

Eso sucedió en la cuenta regresiva de cara al Mundial de Argentina-1978, cuando ingresó también en el segundo tiempo ante Irlanda, en un partido que Argentina le ganó 3-1 en La Bombonera en abril de ese año.

No sería aquella la hora del ‘Diez’ en el seleccionado mayor, porque quince días antes del inicio del Mundial sufrió una de las peores decepciones al quedar marginado de la lista de los 22 jugadores que fueron luego campeones del mundo.

Sin embargo, la pasión ya se había desatado y a partir de 1979 se convirtió en el dueño exclusivo de la camiseta número 10 y comenzó a tejer un idilio con el público que se continuó hasta el 26 de junio de 1994, cuando en Boston, durante el Mundial de Estados Unidos, jugó su último partido ante Nigeria (2-1).

Antes había deslumbrado en 1982 en España, 1986 en México (campeón), 1990 en Italia (subcampeón) y en 1994 en Estados Unidos, donde fue separado del plantel por un caso de dopaje.

Las estadísticas revelan que jugó 115 partidos en la selección con 50 goles (entre partidos internacionales y locales), con cuatro mundiales disputados.

La historia de su carrera muestra luces y sombras, entre estas últimas la de su única expulsión en la selección ante Brasil en el Mundial de España-1982, cuando la escuadra albiceleste perdió 3-1 y quedó eliminada.

En la vereda del sol quedó la famosa tarde de la ‘Mano de Dios’ en México-1986, cuando anotó un gol con un velocísimo puñetazo y otro considerado el mejor de la historia de los mundiales, ambos ante Inglaterra (2-1).

‘La pelota no se mancha’, dijo con voz trémula la tarde de su despedida en un partido homenaje en La Bombonera en 2001, al admitir que ni los más tristes avatares extradeportivos logran empañar la nobleza esencial del fútbol.

Tomado de GolTV

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: